Gordos, arrepentimientos y autorias

Hoy, mientras las bolas ruedan y ruedan en el bombo todos los españoles miramos los números que jugamos imaginando lo que haremos si nos toca el gordo este año…Normalmente salimos de las ensoñaciones reforzado nuestro convencimiento de que,  aunque el dinero seria bienvenido, no depende de este gordo particular nuestra felicidad.

Precisamente. Hace unos días Bronnie Ware, a través de su Inspiration and Chai, compartía su experiencia acompañando a personas moribundas, que en el momento de revisar sus vidas se planteaban que hubiesen hecho diferente. Los cinco deseos más comunes (traducidos y transformados al positivo, ya que nosotros estamos a tiempo de no arrepentirnos de los mismos) serian:

1.Tener la valentía de vivir una vida verdadera, y no la vida que otros esperan que tengamos

2. No trabajar tanto y tener tiempo para ver crecer a los hijos, o disfrutar de los seres queridos

3. Tener la valentía de expresar nuestros sentimientos

4. Estar en contacto con los amigos

5. Permitirnos ser mas felices, ya que la felicidad, reirse mas a menudo y hacer más tonterias, es una opción de vida

Estos cinco deseos o lamentos de personas que valoraban sus vidas desde el umbral, me recordó el poema atribuido a Borges, pero que al parecer cogió prestado (sin sentir por ello remordimientos) de Don Herold o Nadine Stair (o Strain, de Luisville Kentucky y de la que no existe ni una triste biografía en la red. Típico caso de “hombres se apropian de autoría mientras autora muere plácidamente”)

Añado aquí la versión de Jose Luis, que en inglés se llama If I had my life to live (útil para una clase de inglés)

Instantes

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Y para quien aun tenga más ganas de seguir con lecciones de sabiduría desde el umbral, Gabriel Garcia Marquez escribio una carta de despedida , esta parece es propia.

Buen dia y buen gordo!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poetas afectuosos, psicologias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Gordos, arrepentimientos y autorias

  1. Núria dijo:

    Gràcies Angelina!
    Acabaré l’any i entraré al 2012 intentant tenir això ben present!! aixxx quin despiste que portem a sobre! gràcies per tornar-m’ho a recordar!! va pa mi cajoncito!
    Una abraçada!
    Núria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s